imagen:freepik

En homenaje a los 16 años que llevo en este país de acogida al que pise por primera vez un 20 de enero, es que rescato este poema escrito hace mucho tiempo ya.

Es un poema que pone voz a aquellas personas que emigran de su país de origen, que son acogidas en un país adoptivo, que buscan un lugar en el mundo dónde “sentir” que forman parte, dónde “sentir” que pueden sembrar y volver a empezar. 

Como muchos ya lo han dicho
nadie es profeta en su tierra
y yo, como tantos otros busco,
en esta lejana tierra,
un lugar donde sembrar.

Sembramos sueños e historias
traídos de por allá
como también todo aquello
que no encontró su lugar.

¿Sembramos? ¡No! Enterramos.
¿Para qué engañarnos más?

¡Hay querida tierra Argentina, querida tierra natal!
¿Por qué nos limitas tanto, impidiéndonos avanzar?
Nos expulsas de tus brazos librándonos al azar.
Hoy sabemos cómo cuesta encontrar la Identidad.

Pero más allá del camino que nos obligas a andar
hay en esta gris historia, pendiente de colorear
una verdad que me impulsa y me ayuda a avanzar:

¡Que en ésta, mi ajena tierra, frutos podes cosechar,
teñidos de dos culturas, de éxito y tranquilidad!
Y para qué negarlo… de nostalgia y soledad.

 

Autora:
Carina Sampó franco
Septiembre de 2002, Madrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.
Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies