imagen: freepik



¿Una ilusión? ¿Un esfuerzo? ¿Un cuento de hadas? ¿Una experiencia de fracaso, decepción o dolor? ¿Un deseo? ¿Un proyecto?

O por el contrario…

¿Un caminar en compañía? ¿Una unión de singularidades? ¿Un aprendizaje, un proceso de cambio y transformación constante que nos invita a: movernos, crecer, crear, dialogar, escuchar, comprender, negociar, acordar, revisar, reformular, reavivar, mantener, respetar, confiar, construir, proyectar…?

El amor es un desafío permanente. ¿Y tu, aceptas el desafío de perseguir tus sueños ¿Aceptas el reto de trabajar por ello?

Vivir tu vida con y en pareja es posible…

Pero existe un “pero”.  No se da por arte de magia. No se da por generación espontánea. No se da por el simple acto de sentarme a esperar. No se da fingiendo “ser” alguien que no soy…

Vivir en pareja requiere cambiar aunque a veces no nos apetezca. Requiere cuestionar viejos acuerdos y creencias heredadas, aprendidas para poder dar origen a algo nuevo con la seña de identidad de cada persona/pareja.

Requiere trabajar desde mi confianza y desde el amor hacia mi mism@ para entregarme al otro u otra y poder recibir.

Requiere ir quitando poco a poco mis máscaras para mostrar -en lo posible- mi cara mas genuina de entre todas mis caras…

 

Aquí te dejo algunas claves:

  1. Hay 3 pilares para que una pareja se desarrolle y perdure: AMOR, SEXO, PROYECTO COMÚN; siendo necesarios al menos dos de ellos.
  2. Emplear una comunicación asertiva, expresiva y receptiva: el Saber decir lo que pienso y siento. El Saber recibir una crítica, un elogio. Con asertividad, el Respeto y la Confianza están garantizados.
  3. Los Tres Mundos: el tuyo, el mío y el nuestro. La creación de espacios propios y otros compartidos. Esto requiere: confianza, respeto, privacidad, libertad, tolerancia. No queda lugar para celos, inseguridades, dependencia afectiva o desigualdades de género.
  4. La Actualización de la pareja. Necesidad permanente de “trabajar” la relación. De buscar espacios de dialogo y escucha activa para poder revisar: cómo me siento conmigo mismo(a), cómo me siento en relación contigo y cómo me siento en nuestra pareja.
  5. Lograr un equilibro en la cotidianeidad: que ambos miembros disfruten de un adecuado desarrollo personal y profesional. Que haya equidad, cooperación, repartición de tareas…
  6. La Atracción. Física: mantener un cuidado razonable de nuestro cuerpo y aspecto personal. Intelectual: tener de qué hablar y disfrutar de ello, compartir actividades en conjunto y de interés para ambos. Afectiva: que exista un vínculo dotado de cariño, ternura, que la otra persona nos importe y deseemos su felicidad.
  7. Otros elementos a tener en cuenta y a desarrollar:  el humor, la motivación, la sorpresa, la improvisación, la seducción…

Nunca por encima de ti, nunca por debajo de ti, siempre a tu lado -Walter Winchell-.

Carina Sampó

Facilitadora de aprendizajes para la vida! Terapeuta psicodramática. Coach de vida y relación. Educadora de emociones y valores.

Más entradas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.
Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies