Erich From sostenía que el problema de “las personas”, es creer que AMAR es sencillo y que lo difícil es encontrar a una persona apropiada para amar y ser correspondido. Aunque hoy en día busquemos esas recetas mágicas de lo inmediato, breve, rápido y efectivo, ¿qué pasaría si pensáramos en el amor y en la relación de parejacomo una materia a estudiar, a aprender, a ejercitar y a desarrollar?

¿Qué cambiaría si deseáramos aprender a amar, de la misma manera que deseamos aprender un arte como la música, la pintura, las nuevas tecnologías, el coaching…? Al fin y al cabo, toda persona desea en lo más profundo ser amada y amar a otra persona. Para llenar esa necesidad y tener nuestro “tanque de amor” lleno, Gary Chapman nos dice que, es necesario ser un/a buen comunicador/a de amor. ¡Si, has leído bien! El amor hay que comunicarlo por medio de un lenguaje especial, y hay que saber cómo comunicarlo para que llegue efectivamente al destinatario/a.

Ambos integrantes de la pareja somos responsables de que ese “mensaje de amor” llegue a la otra persona y esta a su vez que retroalimente con un nuevo mensaje de amor a su compañero/a.
¿Y esto como se hace? ¿Qué hago si no se cuál es mi lenguaje de amor ni el de mi pareja?

Cómo reconocer el lenguaje del amor

1. Saber que no existe una sola y única manera de comunicar mi amor a mi pareja,sino que existen, al menos 5 lenguajes de amor diferentes, reconocidos así por el autor Gary Chapman.
2. Tomar conciencia de que, efectivamente, el Amor es un arte, tal como es un arte el vivir, el disfrutar, el ser positivo, el encontrar un trabajo y ser feliz con ese trabajo.
3. Como todo arte hay que aprenderlo, trabajarlo y practicarlo; y no rendirse a la primera.
4. Identificar y conocer cuál es “tu lenguaje de amor”. Puede que tengas más de uno, pero es necesario identificar cuál predomina de los cinco.
5. Identificar el lenguaje de amor de tu pareja, ya que no siempre coincidirá con el propio ¡Ya nos gustaría!
6. Aprender su lenguaje y comunicarle el tuyo.
7. Si quieres más, ve a por los otros 4 lenguajes y ejercítalos. ¡Cuántos más manejes, mejor comunicador/a de amor serás!

5 lenguajes del amor diferentes en pareja

1. Palabras de afirmación. Son los elogios verbales, palabras de aprecio y reconocimiento. Son aquellas palabras poderosas que inspiran y transfieren a la persona amada: valor, seguridad, confianza en su capacidad. Esta habilidad requiere de empatía. Se concentra en lo que se está diciendo con palabras a la pareja.

2. Actos de servicio. Se refiere a hacer aquellas cosas que sé que a mi pareja le gusta que yo haga, aunque quizás a mi no me guste ni me apetezca demasiado. No lo hago por mi, lo hago por ella o él. Ejemplo de esto es ordenar la casa antes que llegue, organizar una cena con su grupo de amigos…
Los actos de servicio requieren: pensamiento, planificación, tiempo y energía. Para que sean una verdadera expresión de amor, NO debe hacerse motivado por el miedo, la presión u obligación, sino que se debe hacer por elección, porque quiero que mi pareja se sienta amada por mí. Es un gesto de amor y respeto por sus necesidades y diferencias.

3. Toque físico. Este lenguaje va desde el sexo hasta una simple caricia, tomarse de las manos, un masaje, sentarse juntos a leer un libro…

4. Regalos. No se trata de “grandes y caros regalos” sino de gestos, como una notita, un mensaje, una flor silvestre. Ya que dar un regalo significa que esa persona esta pensando en la otra. El regalo es un símbolo visual del amor con gran valor emocional para quién maneje este lenguaje. El más valioso de los Regalos, es el regalo de uno/a mismo/a, el de la presencia, es estar en momentos importantes para la otra persona.

5. Tiempo de calidad. Puede resultar el lenguaje más complejo de adquirir. Es el tiempo compartido de calidad y unión. No se trata de estar en el mismo espacio físico, de simple proximidad, de estar haciendo dos cosas diferentes a la vez; sino de estar en unión y atención plena entre las dos personas que somos. Las actividades compartidas son el vehículo para crear el sentido de unión, de proyección conjunta.
Este lenguaje tiene un dialecto -las conversaciones de calidad- es el diálogo comprensivo donde cada parte comunica sus experiencias, pensamientos, sentimientos, frustraciones y deseos en un contexto de escucha activa y respetuosa hacia las necesidades e intereses del otro/a. Se enfoca y concentra en lo que se está oyendo.

“Si queremos ser emocionalmente inteligentes en el AMOR
y EFECTIVOS comunicadores/as de amor:
es necesario estar dispuestos/as a aprender
el LENGUAJE amoroso de nuestra PAREJA”

Articulo Publicado por Carina Sampó Franco en:

Revista HacerFamilia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.
Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies