Hace unos días, tras una sesión de coaching y de venir trabajado la asertividad en mi cliente-coachee, surgen las preguntas – “¿Y entonces, no he aparendido? ¿Con esta persona no funciona? ¿Con ella no puedo ser asertiva? ¡No consigo lo esperado!”

Ser asertivo/a también es saber elegir en que momento o frente a quién no serlo.

Ser asertivo/a también es darte el permiso de callar o ceder, de esperar el momento adecuado, si quién está delante de tí está en una posición diferente a la tuya.  Puedes elegir expresar tus pensamientos y emociones, reservarlos para otra ocasión o para ti mismo/a.

Ante relaciones o posiciones desiguales (empleado-jefe), pregúntate y valora:

¿Sería ecologico para ti? ¿Que ganarías y que perderías? ¿Te compensa o no te compensa expresar lo que piensas o sientes en este momento? ¿Le aportaría algo a la otra persona? ¿En que posición te estás poniendo tú cuando emites tu mensaje?

Aquella sesión finalizó con esta simple y muy gráfica metáfora. Aqui te la dejo:

 

 

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.
Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies